GuidePedia

0

¿Sabías que las emociones pueden influir en el rendimiento de tu actividad deportiva? Si acudimos a nuestro gimnasio malhumorados, así como cabreados o repletos de ansiedad, será normal que nos cueste más tiempo realizar cualquier tipo de series de una manera continuada. También influyen algunas características como el estar haciendo ejercicio en un lugar cerrado.

Se ha probado científicamente que el realizar (por ejemplo) running o abdominales encima de la arena de una playa o al aire libre, aumentan las probabilidades de que ese ejercicio cause mayor impacto en tus músculos. Igualmente, practicar deporte en zonas cerradas, además de empeorar la capacidad pulmonar, favorece el estrés y la consecución de objetivos más rápidos.

Intenta entrenar por la mañana, temprano, será el mejor remedio para evitar la multitud de personas y poder hacer ejercicio de la mejor manera posible. También, procura calentar en lugares abiertos tales como la montaña o el mar. Notarás la diferencia y aumentarás tu vitalidad.






Publicar un comentario

 
Top