GuidePedia

0

Cuando aumentamos de peso, existen ciertas zonas conflictivas donde suele acumularse la grasa más difícil de eliminar. Una de esas zonas es sin duda los antebrazos, donde la gravedad hace estragos y la piel se estira, quedando una imagen poco agradable de nuestros brazos. Aunque la grasa localizada en esa zona sea difícil de eliminar, existen formas de hacerlo.

Las flexiones por ejemplo, son uno de los mejores ejercicios para ello y aprovecharemos para fortalecer también los abdominales, los pectorales y la parte alta de la espalda. Hablamos de flexiones normales, tumbados boca abajo sobre una esterilla y levantar todo el peso del cuerpo con los brazos hasta estirarlos completamente.

Las pesas y las mancuernas también son de gran ayuda y el ejercicio es muy sencillo, solo debes estar de pie con la espalda recta y las piernas abiertas a la altura de los hombros. Levantamos las pesas en un ángulo de 90º con los codos y bajamos hasta la altura de las caderas. Debemos empezar con poco peso e ir aumentando según mejora nuestra condición física.


Publicar un comentario

 
Top